Y para tí… ¿cómo vuelve tu Dios…?

 

 

“Caminé por el paseo del todo esnsimismada y perdida en mis pensamientos, ajena por completo al prodigio y al misterio que me aguardaban. Tampoco me percaté de una madera suelta que sobresalía del entablado. Tropecé con ella y salí volando por la oscuridad, me di en la cabeza contra la baranda del frío metal y aterricé de rodillas en lo alto de las escaleras que descendían hasta la arena.

 

 Escudriñé la oscura playa en un intento de reorientarme tras la caía y creí advertir una forma singular en medio de la playa. Debía de haberme golpeado la cabeza con más fuerza de lo que pensaba porque hubiera jurado que había visto a un hombre sentado en una motocicleta, aunque sabía que aquello era bastante improbable. Ningún motorista que se precie de serlo se hubiera arriesgado, bajo ningún concepto , a que su moto se llenara de arena, así que me convencí de que sufría un principio de traumatismo craneal.

 

Cerré los ojos con fuerza antes de volver a mirar. Era cierto. Un poco más allá del paseo, había un hombre sentado en una moto sobre la fina arena de la playa. A medida que ganaba visibilidad, me di cuenta de que no estaba acomodado en lo alto de una motocicleta cualquiera, sino de una Harley Davidson. Las nítidas y poderosas líneas de la moto formaban un conjunto armonioso con las nítidas y poderosas líneas de  la forma humana, como si fueran una misma cosa. Y por lo que yo había oído de los motoristas y sus Harleys, eran una misma cosa.

 

…La vida se había convertido en una aventura apasionante. Eran muchas las cosas que habían cambiado pero, sobre todo, era yo la que había cambiado y eso había sido el catalizador que mi mundo necesitaba. No se me ocurría otra forma más adecuada de entrar de lleno en mi nueva vida que en el asiento posterior de una Harley y con hombre que mostraba su alma a través de un saxofón…

 

Joan Brady

 

  Este libro cayó en mis manos en un momento en el que su lectura fue una ráfaga de aire fresco para mi alma. Desde entonces ha sido mi libro preferido y lo será …De hecho, me lo he leido varias veces, lo que jamás he hecho con ningún otro.Porque a todos “Dios  vuelve en una Harley” , a todos …” Y concluyo con el primer mandamiento:

 

 “No levantes muros, pues son peligrosos. Aprende a traspasarlos”

 

 Ana Carvajal

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Entretenimiento. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s