ANA CARVAJAL JIMÉNEZ : BRUJAS DISFRAZADAS DE SUEGRAS CAPITULO II

 
ANA CARVAJAL JIMÉNEZ: BRUJAS DISFRAZADAS DE SUEGRAS
 
 
 
 
 
 
 
 

II  Capítulo

 

 

 

En realidad he de aclarar que de todos estos hechos no eres realmente consciente hasta que la madurez y la experiencia  de la vida dejan de tergiversar  la realidad para transformarlo en lo que hasta ahora había sido tu  propio ideal, dando una completa y genuina visión de lo que siempre ha sido y será la triste , dura y amarga realidad. Es decir, quieres que esa nueva parte de tu vida con tu pareja sea tan perfecta, y como no, tan cuento de hadas, que a cada sutil jugarreta la vas disfrazando o suavizando con un sencillo: “ son muy buena gente, es que no son muy cariñosos”. Ahora se me viene a la cabeza que un conocido usa para referirse a la gente que  son feas: “Si no es fea, tan sólo es diferente” .

 

 Y llega el momento de “cagarse y no tener con qué limpiarse”. El momento de las putas y jodidas comparaciones. Entre todos traman un complot hacia tu persona, en el que de nuevo el tonto poya de tu pareja es el títere y pelele, y digo esto, porque no tiene un par de cojones ni de pelotas para mandar a la mismísima Mierda con mayúscula, porque en minúscula se me queda pequeña, a unos pocos de indeseables.

 

 Un día compruebas que la del híbrido en la nariz no era tan malísima de la muerte como te imaginabas. Así que te encuentras con ella hablando de chicos, libros, tu primer beso, tu amor platónico. La chiquilla incluso te pide que le prestes unos cuantos de libros en los que está interesada, a lo que tú accedes con todo el mayor agrado que puedas derrochar. De hecho, te sientes la muchacha más feliz del mundo porque te das cuenta que al fin y al cabo las dos sois más o menos de la misma edad, y que podéis llegar a ser muy buenas amigas. Pero a la sombra, y apareciéndole sus primeros vellos en el labio superior y un lunar- todavía es lunar puesto que conforme su grado de maldad va aumentando, se transforma en una horrible verruga- en la parte izquierda de la barbilla, ágilmente embellecido por tres pelos, sí chicas pelos y enconados,  que te hacen dar un respingo cada vez que le tienes que encasquetar los dos besos de turno.S í a la sombra está ella , la bruja, preparando una deliciosa pócima para envenenar los corazones de todos los que hay a su alrededor.

 

 Retomemos por donde iba. Ah, sí. Llegas a tu casa y lo primero que haces es dirigirte a tu dormitorio  de cinco metros cuadrados y el cual compartes con tus tres hermanas.Ahí están los libros apilados pero siempre bien ordenados. Con sumo cuidado y cariño, lees los títulos e introduces aquellos que son de tu interés en una bolsa. Y con la mayor satisfacción del mundo esbozas otra de tus maravillosas sonrisas, y repito es maravillosa, porque es una sonrisa que nace del alma. “ Ya está, mañana se los llevo todos”. Pero cual es tu desilusión cuando al día siguiente, la princesita hermanastra ha sido envenenada con la lengua mordaz de la reina madre. Así que te vuelves a llevar todos los libros a casa. En el trayecto de vuelta, le comentas a tu príncipe azul lo que ha pasado. Y  por Santa Rita , Rita lo que se da no se quita que el mentecato te afirma con tono bastante irascible .” Cariño, estás haciendo una montaña de un grano de arena. Habrá cambiado de opinión. ¿Por qué quieres saber siempre más que los demás? No empieces a imaginarte cosas”. Coño, que al final de la noche eres tú la que te vas a la cama pensando que eres una rata y una escoria por haber pensado mal de tan noble , caritativa e ilustre dama. Sí señores, dama, pero bruja como ella sóla. Esto si llega a pasar hoy por hoy, cojo el palo de la fregona o del escobón en mano , y por la abuela que no hay ni una puta cucaracha que no se lea los jodidos libros, incluido Metamorfosis, la Odisea y los dos tomos de Lo que el viento se llevó ( mi libro preferido). Y para rematar el maestro de esgrima de Arturo Reverte. Este último con un mensaje subliminal:” El que no se lea todos los libros le corto los guevos”y le arranco la verruga de cuajo. Y la mamá suegra como lectura obligada Almas en el Purgatorio , Como no tocarle las narices a las parejas de tus hijos y Como depilarse el labio superior sin escozor, quemazón ni rojeces, y Como aliviar las hemorroides de la malaleche y no sufrirlas en silencio. ¿Sabíais que la serie Pokemon está basado en las transformaciones que sufren estas señoras cuando sus adorables hijos y esposo no están delante? Pues sí aparece en el wikipedia.

 

 Vamos , que si esto me ocurriera hoy por hoy, no hay alma en este firmamento que me toque las narices de tal forma y al  enmascarado dulce príncipe lo envío a donde mandé a Chaves. Y que hubiera creado allí un oasis con todos sus complejos, pataletas, malhumor y malaleche , acompañado , como no, de la grandísima madre que lo parió.

 

Ya os cuento en el tercer capítulo el papel  del suegro, que es una mezcla de papá Pitufo y David el gnomo, pero con la misma ternura de estos dos personajillos. También os tengo que recordar, que por esta época andamos sobre los veintidós añitos. Qué forma de ser tan cruel con tan sólo una chiquilla…

 

 

 

 

Ana Carvajal Jiménez

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s